|, Transformación digital|Transformación digital: el sector Retail avanza que es una barbaridad

Transformación digital: el sector Retail avanza que es una barbaridad

transformacion-digital-retail-2-300px

El imparable avance tecnológico, junto a un mercado mundial mucho más dinámico y exigente y al cambio de cultura empresarial, han propiciado que hoy estemos hablando de transformación digital del sector retail.

A finales del s. XIX se hubiera dicho aquello de que “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”, de acuerdo con el personaje de una famosa zarzuela de la época (la frase tuvo tal éxito que pasó a formar parte de la cultura popular de nuestro país).

En aquellos años, el comercio detallista apenas había incorporado innovaciones para mejorar su operativa. Una balanza con mayor precisión que una romana o una caja registradora con manivela eran la única presencia tecnológica en las tiendas de nuestros tatarabuelos.

Las tiendas actuales apenas tienen puntos de unión con aquellos comercios tradicionales. Cada vez incorporan más dispositivos y tecnologías para, entre otros, agilizar y optimizar sus ventas, aumentar la satisfacción de sus clientes y hacer que regresen. Además, buscan tener una presencia destacada en el mundo del comercio electrónico.

Dónde se encuentra actualmente la transformación digital del sector Retail

El sector de la distribución minorista ha sabido aprovechar los avances tecnológicos que le ha traído la transformación digital para optimizar sus procesos de negocio y el servicio que ofrece a sus clientes. Sin embargo, el cliente también se ha beneficiado de las nuevas tecnologías y ha transformado sustancialmente sus hábitos de compra.

Este último punto se manifiesta de manera clara en un reciente estudio de la consultora PwC, publicado bajo el título “Total Retail 2017”. El informe señala que el 27% de los españoles realizan sus compras online al menos una vez a la semana, y que ya menos del 50% (concretamente, un 45%) lo hacen de manera presencial cada semana en una tienda física.

El nuevo cliente digital es mucho más dinámico y exigente que el tradicional, tanto en lo que refiere a los precios como al servicio que recibe. Incluso se acerca a la tienda en algún punto de su proceso de compra para realizar gestiones como devoluciones, arreglos o reparaciones, etc.

Y es aquí donde el comercio minorista ha de seguir transformándose radicalmente si quiere ser competitivo. Ha de garantizarle al cliente la OMNICANALIDAD, o dicho de otro modo, ofrecer una experiencia única en todos los canales a disposición del consumidor, ya sean digitales o físicos.

Para cumplir con este objetivo ha de innovar constantemente… Es momento de construir y afianzar un ecosistema digital que cubra en cualquier dispositivo, entre otros, las siguientes áreas:

  • Gestión financiera
  • Cadena de suministro (compras, almacenes, inventario). El propósito es conocer y controlar cualquier punto de los procesos de aprovisionamiento y almacenaje, controlando en todo momento el estado del stock y de los pedidos.
  • Puntos de venta. Es más necesario que nunca que uno de los principales puntos de contacto con el cliente sea mucho más que las antiguas cajas registradoras. Hay que aprovechar todas las posibilidades para convertirlos en una herramienta de fidelización de clientes, que además permita aplicar en cada operación estrategias de cross-selling y up-selling.
  • Condiciones comerciales, ofertas. Ayuda a personalizar tarifas y servicios para cada establecimiento, así como las condiciones comerciales pactadas con cada proveedor
  • Capital humano. Ayuda a controlar el rendimiento de la fuerza laboral de la empresa de retail, fomentado políticas que impulsen su satisfacción y productividad
  • Gestión comercial y de campañas, servicio al cliente.
  • Comercio electrónico. Como hemos visto, los consumidores cada vez son más digitales. Disponer de una tienda virtual bien trabajada, posicionada y conectada con el resto de las soluciones de gestión del retailer se ha convertido en un requisito imprescindible.
  • Business Intelligence, para analizar a sus clientes y mejorar su oferta. Ayuda a conocer qué productos funcionan mejor, en qué períodos y horas, etc., para corregir las estrategias y aumentar la precisión en la toma de decisiones por parte de Dirección.
  • Marketing automation omnicanal. En un mundo cada vez más digitalizado, los negocios minoristas han de saber aplicar una estrategia de marketing única en cualquier canal de interacción con el cliente para ofrecerle una experiencia única y fidelizarlos. Es básico poder diseñar customer journeys y aplicarlos con facilidad.
  • Productividad. La pieza que cierra el círculo: las herramientas de productividad y ofimática tienen una presencia destacada en todos los procesos de negocio de un minorista.

El minorista actual, cada vez más digital

Con todo este conjunto integrado de soluciones de gestión para el sector Retail, el minorista actual está en disposición de responder con inmediatez al nuevo consumidor digital, al tiempo que asume una actitud mucho más proactiva que el comerciante tradicional. Por ello podemos afirmar que el minorista digital ha cambiado de mentalidad: a diferencia de su tatarabuelo, no se sienta a esperar a que entren en su establecimiento.

Apoyado en las oportunidades de la digitalización del sector retail, puede saber mucho mejor cómo son sus clientes, sus gustos y sus hábitos de compra, además de conocer las tendencias del mercado e incluso anticiparse a ellas.

Esta información con valor añadido es la base perfecta para sus campañas de marketing y le ayuda a actuar en las redes sociales, por ejemplo. También le ayuda, a nivel de gestión, a planificar sus compras y la mejor manera de comercializar sus artículos.

En Quonext somos especialistas en procesos de transformación digital para las empresas del sector Retail. Conocemos a fondo el sector y hemos acumulado un importante expertise que nos permite ofrecer soluciones personalizadas para el mundo del retail.

¿Lo vemos juntos?

2017-11-21T14:27:05+00:00