||Software de empresa ERP: la competitividad y los retos post-implantación asociados

Software de empresa ERP: la competitividad y los retos post-implantación asociados

El CRM ayuda a mejorar las ventas de una empresa al fidelizar a los clientes.

Las soluciones de gestión empresarial han aumentado la productividad de muchas empresas durante los últimos diez años. Además, con la integración de procesos que éstas llevan a cabo gracias a su modularidad, los costes se han reducido de manera significativa.

Si en un principio el software de empresa ERP, por ejemplo, nació como una solución estandarizada para cualquier empresa, en la actualidad se han adaptado las necesidades de cada una de ellas.

Más allá de los retos técnicos que se plantean a la hora de integrar este tipo de herramientas, la resistencia al cambio del personal siempre ha sido el mayor reto de las compañías.

Una vez la implantación cultural finaliza, llega el momento de extraer el máximo rendimiento al ERP y al CRM.

¿Por qué el ERP ha mejorado la competitividad de las empresas?

Los sistemas ERP como los de Microsoft Dynamics son soluciones integrales para las organizaciones empresariales. Como tales, destacan en la potenciación de los siguientes elementos:

  1. Competitividad: la optimización de los procesos productivos de la empresa hace que se reduzcan muchos de los costes asociados a ellos. Por eso, las compañías pueden dedicar mayores esfuerzos a la calidad del producto y al cuidado de las relaciones con clientes y proveedores.
  2. Control: el software de empresa ERP desarrollado sobre la base de Microsoft Dynamics NAV monitoriza, en una misma base de datos, todos los departamentos de los que se compone una empresa. Por eso, el control sobre las actividades que realiza cada sección de la empresa es mayor y facilita la interconexión entre ellos.
  3. Integración: la solución empresarial ERP se caracteriza, entre otras cosas, por gestionar los procesos productivos y organizacionales de las compañías. De entre esos procesos, destacan también las ingentes cantidades de información que genera cada departamento. Por eso, el hecho de contar con un ERP que gestione toda esa documentación en una única y accesible base de datos supone un avance en la efectividad y decisión estratégica de la empresa en el corto y en el largo plazo.

El programa de gestión empresarial ERP se ha convertido, por lo tanto, en una herramienta indispensable para el buen funcionamiento de las empresas. Y si muchas de ellas están completamente adaptadas al entorno digital que en la actualidad impera en el mundo empresarial, es gracias a ese tipo de sistemas tecnológicos.

Pero a pesar de que el software ERP haya contribuido enormemente a esa adaptación, existen una serie de retos post-implantación que las corporaciones deben afrontar para asegurar el éxito de la inversión realizada. Algunos de los más importantes son los presentados a continuación:

  1. Mantenimiento de la herramienta: todas las empresas deben mantener actualizadas las versiones de todas las tecnologías y sistemas de información de las que hagan uso. En el caso del software de empresa ERP, esta situación no es excepcional. Y es que de forma periódica, los proveedores de este tipo de sistemas lanzan versiones que corrigen errores puntuales y mejoran la efectividad de la aplicación.
  2. Formación al personal de forma continuada: en muchas ocasiones es la resistencia al cambio la que más impedimentos supone a la hora de implantar un software de empresa como el ERP o el CRM. Por eso, formar correctamente al personal es vital. Pero este hecho no solo debe realizarse al principio de la instalación, sino durante todo el ciclo de vida útil de la solución de gestión.
  3. Difusión del programa en toda la compañía: muchas empresas, sobre todo las más pequeñas, empiezan por implantar un ERP solo para determinados departamentos y para funcionalidades muy concretas. Para conseguir la máxima competitividad en el negocio, este tipo de soluciones integrales deben de difundirse por toda la organización.
  4. Evaluación e instalación de complementos: los proveedores de software de empresa ERP lanzan de forma progresiva complementos que mejoran la efectividad de los programas originales. Las empresas, por lo tanto, deben estar al corriente de este tipo de actualizaciones, porque muchas de ellas mejoran la integración y productividad de las compañías. Analizar y evaluar periódicamente el buen uso hecho del programa por parte del personal y los resultados que éste proporciona, también deben ser tenidos en cuenta.
  5. Usar el ERP al máximo rendimiento: saber qué prestaciones y funcionalidades posee un software de empresa como el ERP es vital para sacarle el mayor provecho a todos los recursos que ofrece. La posibilidad de realizar cambios organizacionales en la empresa también debe ser un factor a tener en cuenta si se quiere mejorar el rendimiento de la inversión realizada.

En conclusión, un software de empresa ERP mejora la integración digital de las compañías y aumenta su competitividad en un mercado altamente poblado. A pesar de todo, los retos empresariales no se acaban solo con la implantación exitosa de un software. Es necesario la mejora continua y el cumplimiento de los retos post-implantación aquí mencionados.

Leave A Comment