||La resistencia al cambio ante un software de gestión ERP causas y soluciones

La resistencia al cambio ante un software de gestión ERP: causas y soluciones

ERPLa implantación en el seno de una empresa de nuevas formas de trabajo y de un software de gestión puede generar una resistencia al cambio por parte de los trabajadores.

El miedo a lo desconocido, a las nuevas tecnologías, la desconfianza o el temor a perder el puesto de trabajo son algunos de los motivos que por norma general pueden explicar ese comportamiento.

También lo es el hecho de que muchas empresas hayan invertido grandes cantidades de dinero en sus sistemas de información actuales, hecho que impide que el ERP pueda implementarse en su totalidad en la compañía, ya que se consideran los programas actuales como un activo más de la empresa.

Por eso, en ocasiones el software de gestión ERP es percibido con cierto recelo por parte de las personas que serán usuarias del sistema.

La solución para evitar este tipo de reacciones pasa por la implementación progresiva de una metodología que fomente la colaboración de todo el equipo.

Tratar de concienciar a los empleados de la importancia del proyecto y de las ventajas que obtendrán gracias a su uso es otro de los pasos recomendados para evitar una actitud negativa respecto a un software de gestión ERP.

Las principales causas que motivan un rechazo al software de gestión ERP son las siguientes:

  1. Miedo a la tecnología: para muchas personas, que llevan años desempeñando sus tareas profesionales de una forma tradicional, cambiar el protocolo puede suponer toda una odisea. Nada más lejos de la realidad, ya que el software ERP presenta una interfaz muy sencilla que permite a los usuarios desenvolverse de forma casi intuitiva. Además, el software de gestión ERP de Quonext ofrece una integración total con el paquete Office de Microsoft.
  2. El temor a perder el puesto de trabajo es otra de las causas más habituales que provocan el rechazo a este tipo de programas de gestión empresarial. Aunque pueda parecer lo contrario, el ERP no va a destruir ningún puesto de trabajo. Sí que conseguirá, en cambio, eliminar muchos de los procesos de gestión ineficaces que se llevan a cabo en muchas corporaciones. De esta manera se incrementará la productividad y la eficiencia de los empleados de una compañía.
  3. La transición de los datos: una de las ventajas más valoradas del software de gestión ERP es la capacidad de gestionar en una única base de datos toda la documentación relativa a una empresa. Este hecho implica la necesaria migración de la información desde un sistema tradicional de gestión a uno más complejo, pero a la vez más eficaz. Precisamente este requerimiento puede ocasionar una resistencia al cambio que no depende del proveedor del software, y que están relacionadas con la carga de trabajo.
  4. Tensiones internas dentro de la empresa: en ocasiones, dentro de una misma compañía se originan disputas entre diferentes secciones o departamentos. Suelen producirse por la percepción, en muchas ocasiones equivocada, de que un determinado individuo o grupo de compañeros recibe un trato de favor. Este hecho puede provocar que la implementación del software de gestión ERP se vea frenada. Por eso, es importante establecer un método previo de colaboración y de concienciación del personal para evitar este tipo de situaciones.

En definitiva, la implantación de un ERP puede suponer un cambio muy positivo en la evolución tecnológica de una empresa.

A pesar de las muchas prestaciones que pueda presentar, su integración en el funcionamiento de una compañía depende en gran medida de la resistencia al cambio de los trabajadores que la componen y del método que la corporación utilice para resaltar las cualidades del programa.

Leave A Comment