||¿Y yo qué le pido a mi ERP?: Automatización, simplificación y sincronización sin esfuerzo adicional

¿Y yo qué le pido a mi ERP?: Automatización, simplificación y sincronización sin esfuerzo adicional

si tu programa erp esta obsoleto ha llegado el momento de cambiarloCuando las empresas se deciden a incorporar una solución ERP para su organización, se acercan inicialmente con una serie de necesidades operativas que tienen detectadas porque su herramienta no les da solución. Hay que entender que el alcance básico de un ERP es el de la gestión de ventas, compras, almacenes, la fabricación de los productos o la gestión de proyectos a la vez que da cobertura a la gestión económica y financiera.

Pero los objetivos básicos son los de la automatización de las tareas administrativas y de gestión, simplificando los circuitos administrativos, depositando en el ERP la tarea de sincronizar la información entre las diferentes áreas descritas anteriormente.

Muchas veces la automatización, que se refleja en una actuación del ERP sin intervención humana, solo se consigue mediante el apoyo de herramientas auxiliares, tales como son lectores de códigos de barras, de etiquetes inteligentes RFID, sobre todo en la identificación de objetos  (paquetes, cartas, etc…).

Pero la no intervención humana para sincronizar las diferentes áreas de la empresa, es la que merece una especial atención, y tiene una gran relevancia pues se realiza solo con los propios recursos del ERP. Un ejemplo básico es el reflejo automático e instantáneo de cualquier factura emitida en la contabilidad. El grado de automatización de un ERP implementado es el tiempo que requiere un usuario para realizar una función o recepcionar o enviar una información.

Pero como no solo se actúa con el ERP sino que es necesario el uso de herramientas de productividad personal (correo electrónico, Excel, Word, etc…), la integración de ERP con este entorno debe ser muy fluida de forma que elimine el famoso “cortar y pegar”, tan famoso pero que tantos errores produce y genera situaciones o decisiones difíciles de subsanar posteriormente.

Una de mis recomendaciones básicas para seleccionar un ERP es medir dónde utilizamos el tiempo en su manejo, y valorar el impacto económico que tiene a medio y corto plazo, además del tiempo invertido en solucionar problemas por la no integración o por el mantenimiento de ficheros básicos duplicados.

¿Estás pensando implementar una solución ERP en tu organización? Apuesta por el crecimiento de tu negocio y descubre las ventajas que los programas de Quonext pueden proporcionarte.

2017-11-21T14:54:43+00:00 27 enero, 2014|Categories: ERP|0 Comments

Leave A Comment