||Gestión de proyectos: sistemas de gestión, metodologías ágiles y enfoques Lean

Gestión de proyectos: sistemas de gestión, metodologías ágiles y enfoques Lean

La figura del Project Manager juega un papel clave.

Cuando se habla de productividad y rentabilidad empresarial es inevitable pensar en la gestión de proyectos, como forma organizativa de las tareas y procesos llevados a cabo en una empresa.

En mercados muy competitivos, la eficiencia y la rapidez en la gestión de los proyectos marca la diferencia.

Un programa informático para la gestión de proyectos empresariales contribuye a la optimización y organización de los recursos de los que dispone una empresa.

En este artículo profundizaremos sobre sus valiosas aplicaciones empresariales para la gestión de proyectos avanzados.

Las fases en la gestión de proyectos

Las fases de la gestión de los proyectos son cada uno de los pasos que deben seguirse para obtener un resultado determinado. En torno al tiempo, a los recursos y a los costes, se van a ir configurando 4 fases en la gestión de los proyectos:

  1. Planificación: se define el conjunto de actividades que se llevará a cabo, el tiempo estimado para su realización y los recursos que se necesitarán.
  2. Programación: es el calendario de la ejecución de los proyectos.
  3. Seguimiento de la ejecución: ahí se extraerán los datos de la evolución a tiempo real de los proyectos. Simultáneamente, se comparará el estado del proyecto con lo pactado en la planificación y programación iniciales,
  4. El análisis y la posterior evaluación de los resultados: se interpretarán todos los resultados. Por ejemplo, el coste real con el presupuesto establecido, así como si el proyecto se ajustó al tiempo pactado y el resultado fue el esperado.

El Project Management es un punto imprescindible de la estrategia de toda empresa, ya que es una tarea en la que se hacen valer tanto los recursos materiales como los recursos humanos, el activo de más valor de las empresas.

No obstante, la tecnología también juega un papel trascendental en la gestión de proyectos al multiplicar su posibilidad de éxito.

Metodologías ágiles

Al hablar sobre gestión de proyectos es oportuno explicar las metodologías más conocidas por el mundo empresarial:

  1. Scrum: esta metodología ágil y flexible para la gestión y el desarrollo de herramientas tecnológicas tiene como meta principal maximizar el ROI (retorno de la inversión del negocio). Scrum está indicado para aquellas empresas que necesitan obtener resultados en poco tiempo. Además, es un método óptimo para aquellas empresas competitivas que ya han interiorizado la cultura de la innovación.
  1. Método Kanban: de forma visual realiza la gestión de tareas y proyectos, por lo que de forma muy clara se definen las tareas a desarrollar por las personas o equipos. Permite numerosas variaciones y ayuda a mejorar el trabajo en equipo.

El software de gestión ERP para empresas gestionadas por proyectos

Algunos negocios pequeños utilizan herramientas de gestión gratuitas. Aunque pueden resultar útiles en momentos dados, no pueden competir con la funcionalidad de un software ERP, que gracias a sus potentes características, permite un control riguroso y eficiente de todos los proyectos.

Estas son sus principales aportaciones:

  1. Permite la agrupación del proyecto en fases y subfases
  2. Introduce de forma sencilla las tareas que se han de realizar
  3. Permite la visualización rápida del estado financiero en cada uno de los proyectos
  4. Realiza un seguimiento riguroso de los proyectos
  5. Controla la planificación de los ingresos, gastos y recursos
  6. Mejora las oportunidades de venta

El punto de mira de este software de gestión ERP para empresas con gestión de proyectos es el aumento de la rentabilidad final de la empresa, así como lograr la satisfacción del cliente.

Asimismo, la figura del Project Manager (es decir, el gerente de proyecto), juega un papel clave: es el máximo responsable de la ejecución y los resultados de los proyectos.

El enfoque Lean, ¿en qué se basa?

El término inglés “Lean” puede traducirse al castellano como “sin desperdicio”. Y eso es precisamente lo que el enfoque Lean persigue: aprovechar al máximo las operaciones diarias de la empresa.

Este enfoque nació en la industria automotriz, y pretende evitar inconvenientes como los siguientes:

  1. Espera: el tiempo es clave para aumentar la productividad, por lo que es vital reducir el tiempo de espera entre fase y fase.
  2. Sobreproducción: lo ideal es producir aquello que se demanda. Por ello, saber qué es lo que la gente quiere puede ser de gran ayuda para reducir gastos. Muchas empresas usan técnicas de Social Media para conocer las necesidades de los usuarios y, de esta forma, no incurrir en problemas de sobreproducción.
  3. Inventario en exceso: poseer un inventario excesivamente grande puede perjudicar la competitividad de la empresa.
  4. Desplazamientos de personal que resultan innecesarios: ahorrar en gasto y tiempo es fundamental.

En definitiva, poseer proyectos bien organizados y equipos de trabajo sólidos facilita alcanzar resultados muy satisfactorios y beneficiosos para la empresa.

El control y la supervisión de los proyectos con metodologías ágiles y enfoques, como Kanban o Lean, va a hacer que tu empresa logre resultados muy positivos.

Asimismo, un programa de gestión de proyectos va a ayudar a la implantación de prácticas ágiles, para que la empresa pueda crecer y ser más productiva.

2017-11-21T14:49:55+00:00 16 febrero, 2017|Categories: ERP|Tags: |0 Comments

Leave A Comment