||El valor añadido en las relaciones empresa-usuario de una estrategia CRM

El valor añadido en las relaciones empresa-usuario de una estrategia CRM

estrategias CRM en la relación con los clientesEl planteamiento de negocio de muchos directores empresariales ha cambiado de forma significativa durante los últimos años.

Si a finales de los noventa y principios del dos mil la finalidad de los equipos de marketing era vender indiscriminadamente el producto, en la actualidad la tendencia es aportar valor añadido al cliente.

La experiencia del usuario, por lo tanto, es imprescindible para conseguir establecer relaciones comerciales duraderas y fieles entre empresa-consumidor. El mercado, pero también la tecnología, han influido enormemente en este cambio de perspectiva.

Uno de esos cambios disruptivos está relacionado con el programa de gestión CRM, especializado en la gestión de la base clientelar de las empresas. Este tipo de soluciones TIC están orientadas al potenciamiento de la experiencia del usuario.

Cómo aportar valor añadido a la relación con el cliente

Los consumidores valoran enormemente el trato y la experiencia con las marcas. Por eso, un software CRM es un requisito indispensable para cimentar esta estrategia de negocio. Pero, además de un sistema CRM, ¿en qué otras variables deben basarse la aportación de valor añadido a los clientes?

  1. La garantía de calidad: asegurar a los consumidores que los productos y servicios de una marca son de una garantía y fiabilidad absoluta forma parte de una estrategia CRM. Es la base sobre la que debe cimentarse la imagen de marca, y el primer mensaje que reciban los nuevos usuarios al contactar con una empresa. Están, por lo tanto, directamente relacionadas con las campañas de marketing. El software CRM en este punto ofrece muchas funcionalidades vinculadas con la capacidad de segmentación de la base de datos, lo que potencia la capacidad de influencia de ese tipo de campañas de imagen.
  2. La calidad de la oferta del producto ofrecido: más allá de los aspectos de branding corporativo mencionados anteriormente, una estrategia CRM no se sostiene sin un buen producto. La base y objetivo del software de gestión CRM es la fidelización clientelar. Sin un buen producto o servicio, por lo tanto, ese objetivo es imposible de alcanzar.
  3. Un buen servicio al cliente: este servicio, que puede estar vinculado en los procesos previos a la compra y en los posteriores, debe proporcionar siempre buenas experiencias a los usuarios e incrementar la estrategia de fidelización iniciada al principio de la transacción. El CRM debe facilitar las gestiones de los equipos comerciales y de postventa almacenando los detalles de la compra y sugerencias de cada cliente, hecho que facilita enormemente la tarea y potencia la eficiencia de las gestiones con los usuarios. Es, por lo tanto, un valor añadido más a esa relación.

La orientación del modelo de negocio al cliente es uno de los factores que deben establecerse antes incluso de tomar la iniciativa de invertir parte del presupuesto empresarial en un software CRM. Es por esta razón que la fidelización clientelar forma parte de un proceso evolutivo en el que la tecnología, la cultura organizacional y los métodos de gestión interna están directamente relacionados.

2017-11-21T15:31:49+00:00 7 enero, 2016|Categories: CRM|Tags: |0 Comments

Leave A Comment