||CRM: estrategia de crecimiento basada en el cliente

CRM: estrategia de crecimiento basada en el cliente

estrategia de crecimiento CRM softwareCRM se puede entender como la estrategia de negocios basada en la retención y fidelización del cliente, a través del uso de un programa de gestión empresarial. O dicho de un modo más sencillo, cómo conseguir que tu empresa sea para el cliente igual que el establecimiento que frecuenta a diario, donde le saludan por su nombre.

El programa CRM, proporciona estrategias de crecimiento basadas en el cliente como eje primordial de la inversión, de manera que la posición competitiva de la compañía se mejorará a la vez que se establecerá un espacio construido a su medida y semejanza.

Relaciones más sólidas y rentables

La inversión CRM será tan rentable como sólida y cuidada sea la relación establecida con el cliente. Algo que cumple con las pautas de aquello que conocemos como ‘retorno de la inversión o ROI’ al aumentarse las ventas y, con ellas, la competitividad. Un sistema CRM nos proporciona, entonces, un crecimiento sostenible y a medida capaz de adaptar nuestra posición al mercado.

Detectar los canales de distribución más óptimos y aprender del comportamiento del cliente será fundamental para alcanzar el éxito y la visibilidad gracias a las aportaciones del CRM. Una herramienta que, hasta ahora, solo estaba al alcance de unos pocos que pudieran contar con el peso de la inversión en tecnología.

Mejor servicio CRM software = mayor retención del cliente

Cuando se apuesta por un programa de gestión empresarial, se espera, principalmente, que mejore el servicio de atención al cliente, que genere un perfil según los datos extraídos de sus movimientos, que establezca los fundamentos para dirigir nuestra actuación y, que todo ello, se realice utilizando el mínimo de recursos posibles. Es decir, que integración y eficiencia vayan de la mano sin perderse en el transcurso que depare el porvenir de una empresa, siendo CRM siempre sinónimo de solución.

Aumentar la lealtad del cliente con CRM software, es posible gracias a su relación con las principales pautas de actuación del marketing relacional:

  • Individualizar: escuchar al cliente. Identificar el rastro informativo que desprende de cada cliente (hábitos, preferencias, valores…) de manera voluntaria, por tal que podamos vincularlo a la organización de la empresa. Algo que nos permitirá no partir de 0 cada vez que se lleve a cabo una nueva venta, ya que el cliente dejará de ser considerado anónimo al implantar un CRM.
  • Priorizar: una vez tengamos el registro de los movimientos y servicios contratados, podremos diferenciar y personalizar las necesidades extraídas de cada cliente, sabiendo hacía quien centrar nuestra actuación. De este modo, estableceremos distintos perfiles en base a sus necesidades y conocimientos, que ahora, ya conocemos.
  • Personalizar: tratar de manera preferente al cliente valioso determinado por el sistema CRM. Comprender al cliente y ‘cuidarlos’ según sus preferencias y capacidad de adquisición. Porque del mismo modo que no todos los clientes son iguales, no pueden ser tratados como la misma palabra indica. Conocer al cliente es fundamental para poder ofrecerle un trato personalizado, como le daría un comerciante cuando visita personalmente su establecimiento.

Actuación CRM dentro de la empresa

Antes de implantar un CRM, es recomendable – como en cualquier estrategia empresarial – establecer unos objetivos. Una línea de base, previa. Del mismo modo, que se recomienda adjudicar la supervisión del sistema CRM a una persona relevante, con autoridad, que comprenda cómo funciona el negocio. Alguien que, además de entender al cliente, sea capaz de revisar periódicamente como el proyecto se desarrolla según lo establecido.

Esto no quiere decir que el resto de empleados no participen en el devenir del programa de gestión empresarial. Desde el primer momento, toda la empresa ha de centrarse en – querer – conocer al cliente, como si de una relación interpersonal se tratase. De este modo, la captación siempre será más simple y rentable.

Debemos reorientar las operaciones de nuestra empresa, alrededor del territorio liderado por el cliente. Será recomendable, entonces, implantar el software CRM de modo gradual. Por niveles. Involucrando al personal, y motivando su introducción modular y personalizable en el proyecto.

Como has podido comprobar, la solución CRM es flexible y adaptable. Da el paso y descubrirás cómo, fidelizar clientes con un programa de gestión empresarial, puede estar al alcance de todos.

2017-11-21T15:21:23+00:00 12 mayo, 2016|Categories: CRM|Tags: |0 Comments

Leave A Comment