||Barreras y mitos de las pymes a la hora de implantar un CRM

Barreras y mitos de las pymes a la hora de implantar un CRM

programas crmLas pymes presentan en muchas ocasiones deficiencias relacionadas con la gestión de los datos relativos a sus clientes.

A pesar de que muchas de ellas se esfuerzan en ofrecer un servicio personalizado y exclusivo para desmarcarse de la competencia, no basta únicamente con tener buena intención.

Un software empresarial CRM es una de las muchas opciones que el mercado ofrece a las pequeñas y medianas empresas para ejercer un mayor nivel de control de la información sobre el comportamiento y preferencias de los clientes.

Con todo, muchos de estos negocios aún presentan cierta resistencia a implantar un software como el CRM en el seno de sus negocios. Más allá de temores, un programa de gestión clientelar como el CRM presenta numerosas ventajas para este tipo de empresas.

Las barreras de las pymes a implantar un CRM

Implantar un software empresarial CRM es una forma de gestionar la cartera de clientes de una pyme de forma eficiente y productiva.

Entre otras cosas, porque permite que las estrategias de marketing tengan un mayor grado de alcance debido a la información del mercado que se posee. A pesar de todo, existen algunas barreras que frenan esta inversión por parte de las pymes:

  1. El coste: la implantación de un programa de gestión como el CRM es para muchas pequeñas y medianas empresas aparentemente demasiado costosa. Primero porque la puesta en marcha y el tiempo de adquisición son altos, pero también por el precio del mantenimiento y las licencias. Pero más allá de la realidad, en el mercado existen soluciones para empresas adaptadas a las necesidades de cada una de ellas y fácilmente escalables.
  2. Tiempos de implantación: muchas pymes creen que un CRM no les sale a cuenta porque el tiempo de implantación es demasiado largo, y necesitan recuperar la inversión lo antes posible. Este es otro mito, ya que en empresas pequeñas donde la complejidad de la instalación es sencilla, el tiempo de implementación se reduce mucho.
  3. Recursos: la infraestructura necesaria y los recursos que una pyme debe invertir en el buen funcionamiento de un software CRM es otro de los aspectos que impiden que muchas de ellas hagan uso de una herramienta básica para su competitividad como el CRM.
  4. Cambio de filosofía: incorporar tecnología punta a la gestión de empresas que, por norma general, son familiares o muy tradicionales, genera rechazo. Es necesario, para maximizar los beneficios que aporta un CRM, formar a todos los empleados y cambiar el paradigma de la cultura existente en ese negocio.
  5. Alcance: un error común que las pymes cometen es pensar que una solución empresarial sobrepasa las necesidades que requieren para su día a día. El CRM, así como cualquier otro software relacionado, es escalable. Es decir, puede ajustar sus prestaciones a las necesidades de una pequeña empresa y evolucionar junto a ésta.

En conclusión, el software empresarial CRM es una herramienta imprescindible para todas aquellas pequeñas y medianas empresas que desean fomentar una relación personalizado con sus clientes y fidelizarlos a lo largo del tiempo.

Existen muchos temores y resistencia al cambio de un software de gestión, pero más allá de ese tipo de pensamientos, un CRM resulta imprescindible para mantener la competitividad en el mercado actual.

Leave A Comment